Tres valles para descubrir a pie o en bici de las Muntanyes de Prades

Serra del MontsantSerra del Montsant
PRADES

El río Siurana, el río Brugent y el río Glorieta han serrado con el paso de los siglos la orografía de unas montañas con gran atractivo natural. Ponte en marcha y apúntate con esta TripIdea a descubrir con criaturas el patrimonio de las Muntanyes de Prades. Están certificadas como destino de Turismo Familiar y esto quiere decir que todo es mucho más fácil si quieres hacer una visita con los pequeños de la casa.

La ciudad roja es un buen punto de partida para esta salida. Así es como se conoce el pueblo de Prades, por el color omnipresente en las construcciones de piedra de este municipio de la Costa Daurada. Camina por los callejones estrechos y llega a la plaza porticada de la villa, donde encontrarás una singular fuente renacentista al pie de una majestuosa iglesia. Hay empresas que en pleno verano organizan gincanas para descubrir Prades en familia y de una manera muy divertida. Os dividiréis en dos grupos y deberéis resolver algunas incógnitas para ganar esta didáctica competición.

Si quieres hacer una excursión corta la más indicada y bonita es la de la Ermita de la Abellera, a unos 2 kilómetros del municipio. El edificio, del 1570, está incrustado en un risco de piedra aprovechando una cueva natural. Desde sus laterales las vistas de estos valles -la más próxima es el valle del río Brugent- son para quedarse abstraído un buen rato.

El pueblo deshabitado de La Mussara

Para buscar otro mirador de excepción hay que subir hasta La Mussara. Es un núcleo deshabitado -con todo su magnetismo intacto- situado a 990 metros de altura cerca del risco de las Airasses. En un día claro se puede ver desde aquí el Delta de l’Ebre y hasta las Islas Baleares. La Mussara es el punto de salida de muchas excursiones por los rincones más bonitos de las Muntanyes de Prades.

¿Más cosas que no te puedes perder? Las patatas de Prades y la miel de estas tierras. Si no tienes ocasión de probarlas aquí, llévatelas para casa. Y el pan del horno medieval de Capafonts, una ciudad que también vale la pena visitar. Si enganchas días de calor, esta TripIdea te salvará de las altas temperaturas. Encontrarás las mejores piscinas naturales escondidas en el curso de los tres ríos.

Ruta en bici por el Alt y Baix Camp

Alcover, Valls o incluso Cambrils -destino especializado en cicloturismo- son un perfecto campo base para explorar la Costa Daurada sobre una bicicleta de carretera. Si buscas una vía serpenteante con un buen desnivel para superar te sugerimos una ruta rompepiernas: desde Vilaplana sube hasta La Febró, y luego hasta Capafonts, La Cadeneta y Mont-rai. La carretera está en óptimas condiciones y es una excelente manera de ver el paisaje de las Muntanyes de Prades con unos pedales anclados a los pies.

Por supuesto puedes recorrer los atractivos remarcados en esta Tripidea en una ruta cicloturística. O apúntate también otros atractivos del Alt y Baix Camp para fijarte como objetivo y cogerte fuerte al manillar: la bodega modernista de Nulles, el monasterio de Poblet y el de Santes Creus, el Santuario de la Mare de Déu de Montserrat de Montferri, el Castillo-monasterio de Escornalbou, Pratdip y la inigualable ciudad de Mont-roig del Camp. 

Tienes trabajo por delante, ¿ya has puesto a cero el cuentakilómetros?

Planifica tu viaje a la Costa Daurada: 

 

Experience Catalunya

 

Descárgate la aplicación móvil:

Minube costa daurada

Platges.cat costa daurada
 

 

También nos encontraréis aquí:

 

¿Qué necesitas?