Donde estamos, descúbrenos

×

Mensaje de advertencia

The subscription service is currently unavailable. Please try again later.

Port pesquer Costa Daurada

¿Y si elegimos el mejor destino?

¿Y si elegimos la Costa Daurada? Situada en la parte sur de Catalunya, concretamente en la provincia de Tarragona, es una zona que destaca por sus preciosas playas. De hecho, se conoce así por el color dorado de la arena cuando el sol impacta en ella. ¿Preparados para descubrirla a fondo? ¡Vamos!

Cuando piensas en desconectar, normalmente te imaginas dejando el asfalto y descubriendo montañas, bosques, ríos, mares y cielos estrellados a medianoche. Pero si estas imágenes empiezan a sucederse en tu cabeza, el problema está servido. ¡Tienes que elegir! ¿Mar o montaña? ¿Cultura u ocio? ¿Mundo salvaje o civilizado? Pero, ¿sabes qué? En la Costa Daurada no hace falta que tires la moneda al aire, puedes tenerlo todo. El gran sueño de todo mortal. Desde una noche romántica en un pueblo perdido en las montañas de Prades a una jornada familiar en una de las mejores playas del Mediterráneo. Pasear entre las joyas del modernismo o los vestigios de la civilización romana o disfrutar de la adrenalina de uno de los mejores parques temáticos del mundo, PortAventura World. También en la mesa, se reproduce esta gustosa dicotomía. Carnes bien guisadas en el interior y pescado o marisco de lonja en los pueblos costeros. Además, los clásicos calçots mojados en salsa romesco o las gustosas ensaladas de bonito con salsa xató conviven con las tendencias más hipsters, como la recuperada cultura del vermut que se añade a una emblemática cultura enológica, con una representación de algunas de las Denominaciones de Origen más apreciadas de Catalunya. La Costa Daurada es, además, un paraíso para los más pequeños de la casa, ya que ofrece la posibilidad de disfrutar de la serenidad de la naturaleza al mismo tiempo que participar en un sinfín de actividades divertidas y pedagógicas.

 

Seis micromundos para descubrir

Las comarcas son nuestras divisiones territoriales más pequeñas. Áreas geográficas que incluyen diferentes municipios con cierta unidad natural o histórica. La Costa Daurada tiene seis, cada una con su particular estilo. Juntas, forman un mosaico digno de conocer, por etapas o en una sola ruta. ¡Tú eliges!

Amfiteatre de TarragonaAmfiteatre de Tarragona

El Tarragonès: Patrimonio Mundial de la UNESCO

Qué fácil nos lo pone esta comarca situada en el ecuador del litoral catalán. Y es que todas las bondades del Mediterráneo tienen su máxima expresión aquí. No es de extrañar que los romanos se instalaran en este territorio para construir uno de los imperios más influyentes de la historia. El Pont del Diable, el Arco de Berà, la Villa Romana de Centcelles en Constantí y la Villa Romana de Els Munts de Altafulla, también declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son algunos de los restos arquitectónicos de aquella época. Un clima benigno, una costa que mira el mar, extensos campos de almendros, olivos y viñedos que se transforman en una gastronomía riquísima y en unos vinos exquisitos. Sin olvidar su capital, Tarragona, una agradable ciudad mediana, catalogada como Patrimonio Mundial de la UNESCO, donde los vecinos se saludan por la mañana y los enamorados pasean por las Ramblas hasta toparse con el mar en el Balcó del Mediterrani. El núcleo antiguo de la ciudad, arrastra ahora a la que fue antigua Tarraco hacia la modernidad, con sus estudios de arte y sus locales de moda. Más allá de la vida urbana, en el norte de la comarca, destaca el espacio natural de Els Munts de Torredembarra que suman a los Castells del Gaià, como espacios donde la naturaleza sigue luciendo con toda su autenticidad.

Institut Pere Mata - Reus

Baix Camp: un paseo entre el modernismo y el vermut

"Para hacer las cosas bien es necesario: primero, el amor; segundo, la técnica", decía Antoni Gaudí, el arquitecto catalán más internacional. Reus es, después de Barcelona, la ciudad que tiene más edificios modernistas y, por tanto, un lugar que ha sabido conjugar con éxito el amor y la técnica que decía el maestro. El Museo del Vermut - una bebida cuyo origen muchos sitúan en esta ciudad- demuestra esta vocación de Reus por reinterpretar su cultura más reciente. Si salís del ambiente urbano, encontraréis campos y más campos de avellanas, así como el Castell d’Escornalbou, una mansión señorial que data de la Edad Media y desde la cuál se divisa un paisaje natural excepcional. De hecho, las montañas de Prades representan uno de los rincones perfectos para perderse y disfrutar de rutas de senderismo. En la parte sur de la comarca, es obligada la visita a la Ermita de la Mare de Déu de la Roca en Mont-Roig del Camp, un pueblo que inspiró al pintor Joan Miró, y que podemos conocer de cerca gracias a la ruta El Paisatge dels Genis. Y si eres más de sentir la brisa marina de los acogedores pueblos marineros, te recomendamos un paseo por la playa de Cambrils o hacer el Camino de Ronda entre l’Hospitalet de l’Infant y Vandellòs, donde una vez allí no debes perderte el museo dedicado al aceite. Los sibaritas también tenéis algunos musts en esta comarca. El menjar blanc de Reus, una crema dulce aromatizada con canela típica de la zona, es uno de ellos. Por no hablar de las patatas de Prades, que todavía se cultivan de manera sostenible y casi artesanal y que podréis probar con alguna receta típica en los restaurantes de la zona.

Platja Costa DauradaPlatja Costa Daurada

Baix Penedès: playas, artistas y 'xató'

“Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá...”, decía el compositor de El Vendrell, Pau Casals. Posiblemente, él encontraba esta sensación de plenitud, de estar absolutamente conectado con el presente, cuando hacía vibrar las cuerdas de su violoncelo. Pero si no sabes tocar un instrumento o hilar una melodía, también puedes disfrutar de estos instantes de otra forma. ¿Cómo? Pues con una de tus aficiones preferidas: viajar. El Baix Penedès es una tierra con carácter. Los viñedos y las playas forman una curiosa sinfonía de colores que van del tierra al ocre, pasando por el verde y el azul eléctrico. Los pueblos de costa son destino habitual de los veraneantes, que encuentran en sus playas y en sus caminos de ronda un sitio idóneo para regenerarse. Además, esta zona  dispone de una surgencia natural de agua, concretamente en Coma-ruga con ¡propiedades terapéuticas!  En el interior de la comarca, la naturaleza y el patrimonio cultural permiten realizar caminatas de nordicwalking y rutas en bicicleta de diferentes niveles. Dormir será también toda una experiencia en sí misma, ya que en esta zona existen algunos de los proyectos de agroturismo y enoturismo más innovadores del momento. Jóvenes que apuestan por recuperar la historia de sus abuelos sin renunciar a las facilidades de las tecnologías o a la estética más contemporánea. Una recomendación imprescindible: busca un restaurante con encanto y pide la carta. Un vino de la DO Penedès y una ensalada de bonito con una buena salsa xató, eso sí, con Vinagre Avgvstvs, es una de las combinaciones con las que seguramente acertarás.

Santa Maria de PobletSanta Maria de Poblet

La Conca de Barberà: los monasterios y los pueblos perdidos

En todos los lugares del mundo hay tierras que se sitúan en los márgenes. No están ni muy al norte, ni muy al sur, ni muy al este, ni muy al oeste. Por eso, a veces, han sido encrucijada de culturas, y en otras ocasiones, abandonadas a su suerte. La Conca de Barberà podríamos decir que es uno de estos sitios. Paraíso para los amantes del senderismo que encontrarán múltiples rutas, siendo la más famosa la del GR175, que cruza montañas, monasterios y pueblos encantadores donde se tiene la sensación de estar lejos de la mano del hombre. El Monasterio de Santa Maria de Poblet, declarado Patrimonio de la Humanidad, y uno de los templos más importantes de la Ruta del Cister, es el eje místico que corona esta ruta. Y si además tienes curiosidad por la cultura templaria no te pierdas tampoco el castillo templario de Barberà de la Conca. ¿Y qué decir de su capital? Montblanc es una encantadora ciudad medieval. Y no sólo lo es, sino que lo luce con un simple vistazo, sobre todo si tienes la suerte de visitarla cuando se celebra la Semana Medieval, las fiestas de recreación histórica local. Las cuevas de l’Espluga de Francolí representan un mundo desconocido de rocas y estancias subterráneas que seguro que seducirán a los más pequeños. La Conca de Barberà estará encantada de permitiros este viaje en el tiempo que tanto nos gusta hacer cuando nos tomamos un respiro.

Calçotada

Alt Camp: las raíces de los castellers y los calçots

Seguro que cuando piensas en dos símbolos catalanes por excelencia, lo primero que te viene a la cabeza son los castellers – estas torres humanas ¡imposibles!- y alguien inclinando la cabeza para deglutir -haciendo equilibrismos con la mandíbula- un calçot -estas cebollas alargadas de temporada- bien untado de salsa romesco. Pues bien, si te suenan estas estampas, deberías saber que estas dos tradiciones tienen su origen en la comarca del Alt Camp. ¿Qué mejor que conocer el Km 0 de estas manifestaciones culturales? Esta tierra conserva el encanto de la Catalunya rural, con sus estamentos sociales y su arquitectura modernista. Podrás recorrer las bodegas y las conocidas como Catedrales del Vino, que se extienden por muchos municipios, así como la autenticidad de los pueblos que confluyen en una acogedora capital, Valls. Más allá de la tierra habitada que ha dado lugar a esta cultura, se extiende todo un mundo natural precioso. Las montañas de Prades y del Gaià esconden rincones cargados de misticismo y leyendas fascinantes. La espiritualidad está latente entre las secuencias de campos que nos conducen al Monasterio de Santes Creus, uno de los tres que forma la Ruta del Cister. Allí descansan los reyes de la Corona de Aragón: Pere el Gran y Jaume II. Lo dicho, si quieres sumergirte en los cimientos de la cultura catalana, en esta comarca encontrarás los mejores estímulos. ¡Respira raíces!

Verema

Priorat: sin prisas y con vinos

Dicen los habitantes de esta comarca que el Priorat es una tierra para descubrir sin prisas. Y no se equivocan. Como saben de sobra los más sabios, aquí las pequeñas cosas, o las cosas pequeñas -seguramente no importa el orden del adjetivo- se convierten en grandes.  Parar de luchar contra el reloj para aliarse con él y dejar que el tiempo se dilate y se dilate. El cuidado por los cultivos tradicionales, el respeto por las montañas y los grandes paisajes del Parc Natural del Montsant, la han convertido en una zona que se rinde al concepto de sostenibilidad y que es admirada por sus territorios vecinos. La máxima está muy clara: sólo cuando se quiere algo se puede cuidar. Así lo demuestran sus gentes, que viven mayoritariamente de la viña, el olivo, la avellana y el almendro. La Denominación de Origen de Calidad del Priorat con vinos conocidos en todo el mundo y la cada vez más emergente Denominación de Origen Montsant, junto con el apreciado aceite de la Denominación de Origen Siurana, conforman parte de su patrimonio inmaterial. Si tienes coche, el mejor plan es ponerte al volante y disfrutar de un roadtrip lejos de cualquier apremiante velocidad. Los preciosos núcleos de Siurana o Albarca son paradas obligadas, así como también Escaladei, un pueblo lleno de encanto que alberga en las afueras la famosa Cartoixa, que data del siglo XII, y que es considerada la primera cartuja de la Península Ibérica. Cuando andes sin buscar, sin rumbo aparente, descubrirás todo lo que no aparece en las guías. Bodegas familiares, pequeñas ermitas o castillos abandonados. La vida está esperándote. Sí, sí, ¡ahí afuera!

¿Qué necesitas?