Las Terres de l'Ebre: naturaleza en estado puro

×

Mensaje de advertencia

The subscription service is currently unavailable. Please try again later.

Birdwatching Delta de l'Ebre

A lo mejor no sabes que las Terres de l'Ebre están en primera línea de los paraísos mundiales. De hecho, fueron catalogadas en 2013 como Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO, un reconocimiento internacional que las incluye como un entorno natural único en el planeta. Este sello realza una tierra donde agricultores, ganaderos, pescadores y artesanos han tenido en sus recursos naturales su fuente de subsistencia y de inspiración, así como un modus vivendi que se ha traducido en costumbres, fiestas y, cómo no, en una gastronomía que se sitúa entre las más singulares de Catalunya. ¡Te destacamos los tres escenarios naturales que forman este paraíso terrenal!

De las calas mediterráneas a las playas de arena fina

¿Preparado para disfrutar del mar? Las Terres de l'Ebre son una tierra de contrastes. En el litoral, las calas mediterráneas conviven con las extensas playas de arena. Los pueblos de costa conservan el encanto marinero de antaño y una gastronomía muy vinculada al marisco y al pescado. El Parc Natural del Delta de l'Ebre constituye uno de los espacios naturales húmedos más singulares de Europa. Extensiones y extensiones de campos de arroz que cambian de color con las estaciones y donde habitan especies de aves únicas en el mundo. Este paisaje puedes encontrarlo traducido en gustosas recetas de arroz de pato, un buen plato de ostrones del Delta o un menú con el langostino como protagonista principal. ¡Déjate llevar por la improvisación y deja que cada detalle te sorprenda!

El río Ebro: la herencia de una tierra

Un río que sube o que baja, dependiendo de la mirada de cada uno. Una vía de comunicación que ha transportado la herencia de los pueblos construidos en sus márgenes, desde el norte hacia el sur. Hoy en día, el río es un ecosistema vivo que cede su magia a los que quieren vivirlo desde dentro, practicando deportes como el kayak o el pádel surf, éste último minoritario pero cada vez más de moda. Para los amantes de la cultura reciente, esta gran arteria fluida alberga el recuerdo de la Guerra Civil y la Batalla del Ebro muy presente todavía en la identidad de algunos pueblos de la Terra Alta, así como también de la Ribera d'Ebre, el Baix Ebre y el Montsià. El paso de diferentes culturas por estas aguas ha dejado un importante legado que se hace notar en las tradiciones populares de los pueblos que crecieron a su lado. Una herencia musical que tiene en la jota una de sus más importantes expresiones. También las Terres de l’Ebre destacan por un habla muy particular reconocible para el resto de catalanes, así como una gente de carácter abierto y auténtico, valores intangibles de este precioso territorio.

El bosque y las montañas encantadas

Es curioso el hecho de que en las Terres de l’Ebre puedes pasar de la nieve de la montaña a la arena de la playa en poco más de 30 quilómetros. Un tránsito cortísimo entre dos ecosistemas de los que pocas tierras pueden presumir. Además, cada época del año te ofrece un sinfín de posibilidades y unos paisajes cambiantes. ¿Te imaginas en pleno otoño rodeado de árboles con miles de años de historia bajo una alfombra de hojas cobrizas, o en pleno invierno caminando entre avetos cubiertos de nieve? El Parc Natural dels Ports es una cordillera montañosa con vegetación única y especies animales singulares, algunas de ellas, en peligro de extinción. Desde sus cimas más altas, en los días claros, podemos divisar una inmensa extensión de tierra que llega hasta el mar. En esta llanura, encontramos tesoros monumentales como los campos de olivos milenarios de Ulldecona, que van dando forma a la más típica vegetación mediterránea. La Via Verda une las comarcas de interior, como la Terra Alta, con el litoral, y representa una ruta única para explorar los pueblos a pie, en bicicleta o a caballo. Después de una buena ruta haciendo ejercicio físico, no podrás prescindir de un cordero asado con romero, que aquí conocemos como ternasco, un plato típico de los pueblos del interior de la Terra Alta.

¿Qué necesitas?